miércoles, 20 de marzo de 2013

La edad antigua: La Civilización Romana

video


Los hechos históricos más importantes de Roma aparecen aquí.





La civilización romana surge a partir de una ciudad de la península Itálica, Roma. Según la leyenda fue fundada por Rómulo y Remo en el 753 a.d.C.
Los dos hermanos que eran hijos de Silvia, una sacerdotisa hija del rey Numitor. Se supone que el dios Marte raptó a Sylvia dejándola embarazada de los dos hermanos y Numitor, irritado, se deshizo de Rómulo y Remo abandonándolos en una canasta en el río Tíber. Una loba les dio de amamantar, hasta que un pastor los descubrió y los adoptó como hijos propios. A esta leyenda se debe el hecho de que el dios de Roma fuera Marte y que se simbolizada por un lobo. Los dos hermanos se criaron como salteadores de caminos hasta que un día cayeron en manos de su abuelo Numitor. Éste, conmovido por la historia de sus nietos, les dio un ejercito y les encargó que fundaran una ciudad al borde del Tiber. Según la leyenda, los dioses favorecieron a Rómulo para que éste fundara dicha ciudad, por lo que trazó el recinto sagrado con un arado. Remo enfadado le desafió y Rómulo le dio muerte.
 Poco a poco Roma logra la supremacía sobre las ciudades vecinas. Los ejercitos romanos van conquistando toda la Península Itálica. Después empieza la conquista de todo el mar Mediterráneo, al que llamaron Mare Nostrum (Nuestro Mar).

En el año 27 un general romano, Augusto se hace con todo el poder y se corona emparador.
Desde esta animación puedes ver la expansión de Roma hasta convertirse en imperio.
 
 


El emperador era la máxima autoridad civil y militar de Roma. El imperio era todo el territorio conquistado por Roma. El imperio se dividía en provincias. al mando de cada provincia había un gobernador.
Roma en todos los territorios conquistados difunde su cultura, su forma de vida, moneda, religión  y el idioma el latín. Este proceso se llama
Romanización
Para llegar al mapa del Imperio Romano desde el 49 a. J.C al 14 clic AQUÍ.  

Visita a la ciudad de Roma.




La sociedad Romana. La sociedad romana estaba dividida en diferentes grupos.
Los Patricios, eran los descendientes de los primeros romanos, eran los ciudadanos más ricos y los dueños de todas las propiedades.
Los Plebeyos, eran los descendientes de las familias llegadas a Roma. Eran pobres y se dedicaban al comercio y a la artesanía y el cultivo de las tierras. En el siglo IV a. J. consiguen los mismos derechos que los patricios.
Los Esclavos, eran considerados como una propiedad de sus amos. Trabajan en todo lo que que querían sus amos, minas, agricultura,servicio domestico etc. Los hijos de los esclavos se convertían en esclavos y eran propiedad de los amos.
Desde este enlace llegarás a una animación sobre la sociedad romana, clic AQUÍ. 

Ahora te propongo que realices la siguiente actividad, haz clic AQUÍ.
Los romanos adoptaron muchos rasgos de los pueblos que conquistaron, especialmente de los griegos.

La religión, eran politeístas, adoraban a sus dioses en los templos, y horaban a los antepasados o lares. Los templos tenían un pórtico. El principal dios era Júpiter.

 


Para complacer a la divinidad y gozar de su protección, los romanos ofrecían a los dioses sacrificios de animales y productos del campo. El sacrificio era un acto litúrgico que tenía que ser presidido por un sacerdote, y que tenía que realizarse de acuerdo con el ritual tradicional. Acompañando al sacrificio, el sacerdote pronunciaba plegarias dirigidas a la divinidad.
Los sacrificios de animales (ovejas, cabras, cerdos, toros, bueyes, etc.) solían terminar en banquete para los participantes. Pero había también sacrificios en los que la víctima debía ser quemada por completo, los llamados holocaustos.
Entre los dioses romanos más importantes tenemos:
JUNO : madre de Marte, protegía a las mujeres, especialmente al dar a luz .
MINERVA
: diosa de la sabiduría, los oficios y la guerra .
AUGUSTO
: primer emperador hecho dios.
PLUTÓN : dios de los infiernos, era el más temido.
VENUS
: nació de la espuma del mar y fue la diosa del amor.
APOLO
: dios del sol y el patrón de todas las artes.
NEPTUNO
: dios de los mares, conducía una cuadriga de oro de caballos blancos        
MARTE : dios de la guerra y padre de Rómulo .
MERCURIO
: mensajero de los dioses.
VESTA
: diosa de la tierra
DIANA
: diosa de la luna y de la caza , que con sus flechas provocaba las epidemias .
BACO : dios del vino . Capitaneaba una banda de juerguistas

El emperador Teodosio, adopta el cristianismo como religión oficial.

En las ciudades se podía asistir a espectáculos públicos como en el teatro. El anfiteatro es la unión de dos teatros, la parte que forman las escenas se llama arena, en ella se hacían las luchas de gladiadores o de animales. Las carreras de carros se hacían en los circos, eran muy largos y corrían las cuádrigas, una pista se separaba de la otra mediante una tapia que se llamaba espina.



El Coliseo Romano. Su verdadero nombre es Anfiteatro Flavio, la denominación de Coliseo se le dio posteriormente, se cree que hace referencia a la colosal estatua de Nerón que se encontraba en sus proximidades. Es sin duda la obra más representativa del arte romano, y que representa el símbolo de la grandeza y poderío del imperio. Su construcción se realiza por mandato de Vespasiano en el año 72 d.c, y se inaugura en el año 80

La arena esta sobre unas vigas de madera bajo las cuales hay un sótano con pasillos, jaulas para las fieras, almacenes, cárceles, y demás elementos necesarios para el desarrollo de los espectáculos.
El Coliseo romano fue sin duda alguna el más famoso de todos y hoy en día es un símbolo de la ciudad. Se trataba de un edificio monumental, cuyo radio mayor tiene 188 m y el menor es de 156, con una capacidad de más de 55.000 espectadores. En su interior, bajo las gradas habían enormes pasillos que permitían una rápida evacuación y facilitaban la entrada al anfiteatro.

Dentro de los espectáculos que se llevaban a cabo en el coliseo estaba la lucha de gladiadores. Los gladiadores eran habitualmente esclavos, prisioneros de guerra o bien condenados por algún delito grave. Practicando la lucha se les daba la oportunidad de conseguir su libertad, la fama y, en muchos casos, una considerable posición económica. Tampoco faltaron personas que ingresaron en escuelas de entrenamiento y formación de gladiadores con el único afán de divertirse y conseguir fama. Dentro de las leyes romanas había una que castigaba al reo a la condena llamada Ad gladium, es decir a luchar a muerte con la espada en la arena del circo.

Los combates de gladiadores tenían un desarrollo bien definido. Días antes de los juegos, el evento era anunciado por toda la ciudad donde se fueran a celebrar los juegos. La noche antes del combate se les daba una espléndida cena, amenizada con bailes y toda clase de placeres, ya que podría ser esa la última noche de sus vidas. Muchos gladiadores dejaban testamentos para que en caso de muerte, sus familiares o conocidos pudieran beneficiarse de sus pertenencias.

El día del combate, un gran revuelo se apoderaba de las gradas cuando salían los gladiadores. Empezaba con un fastuoso desfile triunfal de los combatientes ante las autoridades que presidían el evento. Posteriormente se sorteaban las parejas que iban a combatir, se examinaban las armas y se enzarzaban en una lucha simulada, con armas falsas, todo ello a modo de exhibición y de calentamiento para la lucha verdadera: a vida o muerte. A la hora de los combates de verdad los gladiadores saludaban a las autoridades, jurando honestidad y bravura en la lucha. Si era el emperador el que presidía la lucha, todos los combatientes saludaban con el brazo armado en alto.

El estridente sonido de las trompetas anunciaba el comienzo de la lucha. Desde el primer momento el gentío, deseoso de ver sangre, chillaba, insultaba y aconsejaba a los contendientes, quienes debían medir muy bien sus fuerzas porque se jugaban la vida en cada movimiento, cualquier paso en falso podía significar el final. Los combates se realizaban de dos en dos, cruzándose apuestas entre el público por ver quién ganaba. Había verdaderos fans de uno u otro gladiador. Se formaba un griterío ensordecedor, ya que todos luchaban a la vez en la arena. El combate acababa con la muerte de uno de los dos contendientes. Cuando uno de los gladiadores se declaraba vencido, su suerte dependía de la voluntad de la autoridad que presidía la lucha, que casi siempre pedía la confirmación del público asistente: si el público ponía el dedo pulgar hacia arriba, se le perdonaba la vida; si por el contrario bajaban dicho pulgar hacia el suelo se le daba muerte allí mismo hundiéndole la espada en el cuello, delante de los espectadores.

En el anfiteatro también se ofrecían cacerías y luchas entre animales que duraban varias jornadas, pues se necesitaba tiempo para matar a los cientos e incluso millares de animales que desfilaban por la arena. Llegaban de todas partes del Imperio, aunque África fue el máximo proveedor durante siete siglos. Era tal la cantidad de animales que se sacrificaban, que en algunas zonas se extinguieron varias especies. Con Nerón se sacrificaron 400 osos y 300 leones en una sola jornada.
Las fieras también fueron instrumento de ejecución para los cristianos. En sus comienzos se ataba las víctimas a un poste, aunque posteriormente se les permitía que portaran algún arma pequeña.


Los romanos fueron grandes arquitectos e ingenieros. 
 

Construyeron grandes calzadas, acueductos , baños, puentes y arcos del triunfo.

Te propongo que veas como los romanos construían sus carreteras, haz clic AQUÍ.   
 
El ejercito romano tenía que desplazarse rápidamente. 
 

       
Un soldado romano pasaba más tiempo construyendo cosas que luchando.
Los ciudadanos romanos pagaron impuestos para apoyar a sus soldados. La mayoría de los senadores romanos tenía que servir en el ejército antes de poder entrar al Senado. Muchos pueblos en el Imperio romano fueron construidos por el ejército, y muchos de sus ciudadanos eran hombres que habían sido previamente soldados.
El ejército Romano se dividía en legiones de aproximadamente 5,000 guerreros al mando de un legado romano.
Cada legión se dividía en grupos inferiores como cohortes y centurias. Las centurias


estaban formadas por un grupo de soldados que marchaban, luchaban, trabajaban y acampaban juntos. Cada una de ellas tenía su propio estandarte. El ejército lo formaba también la caballería que iba por delante.

Uniformes y Equipo
El uniforme de los soldados romanos consistía en sandalias de cuero, casco y chaleco de correa. Algunos soldados usaron una armadura . Debajo de esta armadura tenían una túnica de lana y pantalones de cuero pegados. Para sus hombros llevaban unas hombreras de metal y para proteger sus cabezas un casco de bronce.
Todos los legionarios tenían un escudo grande, una espada corta y una jabalina.
Entre las formaciones militares se encontraba la posición en tortuga que consistía en que un grupo de soldados se unían haciendo una forma de tortuga con sus escudos. Los escudos formaban el





caparazón y era tan hermético que las flechas no la podían penetrar, así avanzaban contra sus enemigos. El avance por mar se hacia en galeras o naves de guerra.
Artillería
De origen griego, los romanos supieron aprovechar las capacidades de estas poderosas máquinas. Y fue Julio Cesar el primer general en utilizar la artillería masivamente en campo abierto. Con cuerpos de madera, la mayoría de las máquinas se basaban en la utilización de la torsión de grandes madejas de fibras, nervios, tendones, o crines de animales como fuerza impulsora para el lanzamiento de dardos o grande piedras.

La Hispania Romana.
Antes de la llegada de los romanos, en España, estaban los íberos en la zona de la costa mediterránea y las baleares. Este pueblo era de origen africano. Se dedicaban principalmente a la agricultura y minería. Comerciaron con los griegos y fenicios. Vivían en tribus gobernadas por un rey.

En el N.O. estaban los celtas, que habitaban en Castros, que eran poblados fortificados con viviendas en forma de circular, construidas con piedras. Se dedicaban principalmente a la ganadería.

En el centro de la península vivían los pueblos fusión de estos los celtíberos.
Los primeros pueblos que llegaron a la península fueron los Fenicios. Se instalaron en las actuales poblaciones de Cádiz, Almuñecar y Málaga. Introduciendo la escritura y la moneda.
Griegos. Se establecieron en Ampurias, y Rosas. Vendían cerámica a cambio de metales preciosos.
Cartagineses. Procedían de África, ocuparon las Baleares y el sureste peninsular. Lucharon contra los romanos en las llamadas guerras púnicas. 

video


 



Los romanos llegaron a la Península hacia el 218 a.J.C. lucharon durante 200 años hasta dominar toda la Península Ibérica. Primero vencieron a los cartagineses que ocupababan gran parte de la costa. Luego fueron conquistando todo el interior.
La conquista romana de la península Ibérica se llevo a cabo utilizando un poderoso ejército de legionarios. Cuando los legionarios llegaban a un territorio levantaban campamentos fortificados que luego se convertían en ciudades. Poco a poco la población conquistada se fue mezclando con los romanos. Así pasaron a ocupar puestos en el ejército y a trabajar en el campo, en las minas o en la construcción. Con el tiempo, algunos hispanos también pasaron a ocupar altos cargos. Este fue el caso de Trajano y Adriano que procedían de Itálica y llegaron a ser emperadores.
A finales del siglo I el emperador Augusto había logrado conquistar toda la península, dándole el nombre de Hispania, pasando a formar parte del imperio romano. Hispania quedó dividida en tres provincias. Hispania llego a ser una de las zonas más romanizadas del imperio.

La presencia romana dejó una importancia en nustra herencia cultural:
La lengua, el latín se convirtio en la lengua de los diferentes pueblos de Hispania, dando origen, siglos más tarde al castellano, catalán y gallego.
Entre los romanos la comida principal era la cena, que se hacía a las cuatro de la tarde. Se reclinaban en unos asientos especiales que se disponían alrededor de la mesa y tomaban pan, carne, pescado, legumbres, verduras y mucha fruta. El derecho romano. Durante el imperio se aplican las primeras leyes en toda la península.
Las obras públicas. Los romanos crearon calzadas y puentes,  para favorecer el comercio y la comunicación entre ciudades.
Los romanos construyeron en Hispania numerosos edificios y obras públicas, muchos de los cuales todavía se conservan. Construyeron acueducto para llevar el agua; anfiteatros, teatro y circos para sus espectáculos; templos para sus divinidades y arcos de triunfo y columnas para celebrar sus victorias. En nuestro país destaca por su belleza el acueducto de Segovia y el teatro de Mérida. En Andalucía se conservan numerosas construcciones de la ciudad de Itálica, las ruinas de Bolonia y el puente romano de Córdoba.
Desarrollo urbano. Los romanos fundaron numerosas ciudades desde las que gobernaban el imperio. Las dotaron de edificios públicos como templos, circos, anfiteatros, termas y acueductos y alcantarillas.
La mayoría de las costumbres romanas, como era la forma de construir viviendas, la alimentación y también la vestimenta, se fueron extendiendo por la península con la  romanización. Los personajes poderosos, generalmente militares victoriosos, tenían viviendas unifamiliares lujosamente amuebladas y decoradas con mosaicos. El resto de la población, campesinos, artesanos y pequeños comerciantes, vivía en casas humildes.
La ciudad romana de Itálica se encuentra situada en la provincia de Sevilla, junto a Santiponce. Fue fundada en el año 206 a. de C. por el general Publio Cornelio Escipión para establecer en ella a los soldados heridos que habían luchado contra los cartagineses. El nombre de Itálica proviene de la patria de origen del general Escipión,
La época de mayor desarrollo llegó con los emperadores Trajano, nacido en la ciudad, y Adriano. Bajo el mandato de Adriano, la ciudad consiguió un gran desarrollo y obtuvo la categoría de colonia.Tanto el tamaño como la riqueza de la ciudad fue decayendo entre los siglos III y IV.
Ahora te toca demostrar todo lo que sabes. Haz clic:
Ejercicio 1. AQUÍ.        

Ejercicio 2. AQUÍ.